sábado, 9 de julio de 2011

CAMINAR DESNUDO

Caminar desnudo,
escuchando el chasquido de la escarcha,
para llegar a nadie,
para llegar a nada;
como una desnudez que marcha y marcha,
viendo en el horizonte un gran atajo.
Caminar desnudo,
rodando en los caminos
igual que rueda un pedazo de esperanza,
sin sentirse extranjero en el silencio.
Caminar desnudo,
y caer en el suelo
como cae una hoja de retama en la cuneta;
como cae la tormenta,
que sólo saber ser tormenta.
Llueve sobre la misma lluvia,
que abre nuevos surcos,
dejando a la intemperie,
las perlas de hondas cicatrices de la tierra.
Caminar desnudo,
y abrirse al silencio
cuando han quedado atrás
el tiempo, la palabra, el pensamiento...
Caminar desnudo,
caminar, caminar y caminar...
hasta que el aire
pulverice tus límites,
y la lluvia
te vaya haciendo permeable,
y el viento te arranque del tiempo,
hasta hacerte transparente.

(Rafael Redondo Barba)

domingo, 25 de abril de 2010

NO TE AFLIJAS-POEMA DE HAFIZ





No te aflijas: la belleza volverá a encantarte con su gracia;
tu celda de tristeza se trocará en un jardín de rosas.
No te aflijas: tu mal será trocado en bien;
no te detengas en lo que te inquieta,
pues tu espíritu conocerá de nuevo la paz.
No te aflijas: una vez más la vida volverá a tu jardín
y pronto verás, ¡oh cantor de la noche!
una corona de rosas en tu frente.
No te aflijas si, algún día,

las esferas del cosmos no giran según tus deseos,
pues la rueda del tiempo no gira siempre en el mismo sentido.
No te aflijas si, por amor,
penetras en el desierto y las espinas te hieren.
No te aflijas, alma mía,
si el torrente del tiempo arrastra tu morada mortal,
pues tienes el amor para salvarte del naufragio.
No te aflijas si el viaje es amargo,
no te aflijas si la meta es invisible.
Todos los caminos conducen a una sola meta.
No te aflijas, Hafiz,
en tu rincón humilde en que te crees pobre,
abandonado a la noche oscura,
y piensa que aún te queda tu canción y tu amor.

- Hafiz

lunes, 21 de septiembre de 2009

POEMAS SOBRE EL CERO


POEMAS SOBRE EL CERO- MARTIN ALVARENGA

Cero trans oceánico



En la debilidad del cero

reside su fuerza

el cero desconviene

el cero descuenta

culpas y castigos

el cero jerarquiza siendo Cero

despegado de todo

aún de sí mismo

su permanencia está en su fugacidad

su domicilio fijo en todas las zonas el universo



El Cero se funda en la Desmemoria

en hacerse tan liviano

que le permite dar el Salto Olímpico

hacia la Nada

El Cero es la posibilidad

porque el hombre cargado de la pesadez de la historia

apela al Cero como un vehículo para volar



El Cero no es más que el Hombre

que inicia desarrolla y culmina su itinerario

al zambullirse en las aguas del Vacío

como si fuera un Pez Sobrenatural


La fuerza del cero



El punto es la huella digital del infinito

la redondez perfecta de la eternidad

el cero es el límite

a partir del cual el silencio

comienza a hablar con los gestos del mimo

y con los ojos burlones de la locura



El cero no resta

el cero acumula

perdiendo todo lo que lleva encima



Su ventaja es la desnudez

la desnudez pura del deseo colmado

del deseo que renuncia

luego de hartarse de beber la vida

con la sed del hombre cadenciado



El cero es haberlo perdido todo

y estar frente al horizonte

esperando la salida de un fuego redondo

ese sol que todo lo dice

sin pronunciar palabra



El cero gira sobre sí mismo

y crea el universo









Cosmogonía del cero



Espacio cero, tiempo cero,

conciencia cero.

Todo lo creado desde lo virginal.

La hora cero es la madrugada del mundo

cuando la inocencia absolutamente despojada

se entrega al desamparo de la inmensidad.

En el filo de la desnudez.

De su arrojo hacia lo que no tiene fondo.

viernes, 11 de septiembre de 2009

VIVIMOS RODEADOS DE FANTASMAS

una reflexión luminosa de Alejandro Dolina.

viernes, 14 de agosto de 2009

SOCIEDAD LAICA Y TRASCENDENCIA


SOCIEDAD LAICA Y TRASCENDENCIA

- SALVADOR PANIKER-

La tesis de este artículo es sencilla: en la actualidad, donde mejor puede prosperar el sentido de la trascendencia es en una sociedad plenamente secularizada. La idea es que si se alcanza realmente la libertad secular civilizada, surge espontáneamente la sacralidad del origen, que es también la trascendencia, lo “místico”. Y atención, ya sé que hay personas -y de las intelectualmente más respetables- que en cuanto escuchan palabras como trascendencia y mística echan a correr. Pero ello se debe, ante todo, a un malentendido. Ha habido demasiada cantidad de charlatanes en este territorio. Digamos aquí que cuando hablo de trascendencia, para que nos hagamos una primera idea, me refiero, por ejemplo, a lo que uno siente escuchando una sonata de Bach, o perdiéndose en una noche de luna llena. Y cuando hablo de mística lo hago, ante todo, con un alcance experimental a la vez transpersonal y cotidiano. Para mí, la mística arranca de la capacidad de vivir aquí y ahora, de trascender el tiempo, de volcarse en algo que a uno le importe más que sí mismo, de sentir el mundo como la prolongación del propio cuerpo, y, en el límite, de vislumbrar la no-dualidad originaria previa a cualquier concepto.

Pues bien, digo que una sociedad secularizada y laica, es ya la única en la que puede brotar íntimamente, sin estorbos, la trascendencia. Porque de entrada se desaloja cualquier institucionalización oficial de “lo sagrado”, y así se suprimen interferencias y quedan, por ejemplo, neutralizadas las voces que degradan el misterio en dogmas pueriles. El caso es que una sociedad laica es una sociedad presidida por la libertad de conciencia. Una sociedad laica y secularizada es pluralista -secularización y pluralismo son casi sinónimos- y en ella cada cual puede adoptar la concepción del mundo que mejor se le acomode. El gran adelanto de una sociedad laica y democrática es que es capaz de mantener la cohesión social sin necesidad de restringir la libertad de conciencia. La vertebración moral de la sociedad ya no corre a cargo de ninguna iglesia. Más todavía: la sociedad laica es post-filosófica en el sentido de que ni siquiera tiene necesidad de una teoría universal de la verdad. (El neopragmatismo de un Rorty es aquí más representativo del espíritu de nuestro tiempo que el neouniversalismo de un Habermas). Dentro de este ámbito de libertad interior, la apertura a lo trascendente brota, como digo, espontáneamente, hija de la misma hondura de lo real, sin necesidad de comulgar con ruedas de molino.

Y adviértase que esta apertura espontánea a lo trascendente la encontramos ya insinuada en las mismas religiones institucionales. Así, todas ellas admiten la llegada de un momento en que el ego llega a su límite y se trasciende espontáneamente. Los cristianos hablan de gracia, los sufíes de fana, los hindúes de prajña, los budistas de bodhi. Los chinos nombran a la naturaleza con la palabra ch’i lan, que significa aquello que sucede por sí mismo, y no por mandato o control de una entidad exterior. Los taoístas enseñan que el bien sólo se propaga espontáneamente -en chino: tzu-jan.

En todo caso, está en el aire un modo libertario de vivir la trascendencia. En Occidente, por ejemplo, ya se sabe que asistimos a una profunda revisión del fenómeno religioso, con la correspondiente crisis del cristianismo institucional. Así, sucede que los “cristianos sin Iglesia” -por retomar una vieja expresión de Kolakowski- han dejado de constituir un fenómeno marginal para convertirse en el caso común. Surge un cristianismo desinstitucionalizado, fluctuante. Los ritos de paso, como el bautismo o el matrimonio religioso, retroceden. Crece, en cambio, la conciencia del carácter polisémico de los significantes religiosos, ante todo el de Dios. El cristianismo deja de ser un sistema globalizante unificado para convertirse en un conjunto de piezas sueltas que cada cual aglutina a su manera. Es el auge de la “religión a la carta”. Es el rechazo del concepto de ortodoxia en beneficio del principio de soberanía individual. La consecuencia, en nuestras latitudes, es que la mayoría de los antiguos creyentes tienen, hoy, unas convicciones religiosas muy confusas, a menudo eclécticas, y que, la gente, más que en Dios o en la Iglesia, cree en algo difuso. A un célebre director de cine americano le preguntaron recientemente: “¿Usted cree en Dios?”… y el hombre respondió, haciendo un gesto vago: “Hombre, yo creo que hay algo por ahí…”.

En todo lo cual también influye la crisis de la teología tradicional en el contexto de la nueva visión científica del mundo. Científicamente, el “dios tapagujeros” (Bonhoeffer) no hace ninguna falta. Dicen que el Papa Pío XII estaba entusiasmado con la teoría del Big Bang, porque así resultaba que alguien tenía que haber puesto en marcha el universo. Aquel Papa era muy superficial, aunque muy elegante. Su interpretación del Big Bang era una aplicación pre-crítica del viejo y desgastado principio de causalidad. La Relatividad y la Física Cuántica nos pueden ser aquí de utilidad. Porque la idea de causalidad pertenece al espacio-tiempo. Y no tiene sentido aplicar la noción de causalidad a un suceso que es previo a la aparición del espacio-tiempo. Recordaré una frase de Paul Davies, glosando las ideas de Stephen Hawking: “Siendo el universo internamente consistente y autocontenido, su existencia no requiere nada exterior a él, no precisa ser puesto en marcha por nadie”.

¿Conduce todo esto al ateísmo? A mi juicio, conduce, más bien, a un cierto agnosticismo místico. Veamos. Hay algo de demasiado fácil en el ateísmo. Ciertamente, el mundo está enteramente abandonado a las fuerzas naturales, y un sentido ingenuo de lo sobrenatural es incoherente. Por esto resulta relativamente sencillo ser ateo. Lo que ocurre es que los argumentos del ateísmo resultan, al final, tan inútiles como los de quienes pretenden demostrar la existencia de Dios. En contra de la opinión de Richard Dawkins, no creo que la Ciencia tenga nada que decir al respecto. Dawkins piensa que la evolución revela un “universo sin diseño”, un universo con una “despiadada indiferencia” en relación a los seres vivos. Y sin duda tiene razón. Pero ¿qué tiene ello que ver con la cuestión de la trascendencia? Quiero decir que Ciencia y Mística discurren en planos diferentes. Ya en su día David Hume había criticado el argumento científico del “diseño” biológico como prueba de la existencia de Dios. Pero hubo que esperar a El origen de las especies de Darwin para rematar intelectualmente esa crítica. Más adelante, el argumento del diseño ha reaparecido, en un contexto cosmológico, con el llamado Principio Antrópico. Pero también esta postura ha sido desmontada. (Bertrand Russell comentó sarcásticamente que para un Ser Omnipotente, disponiendo de miles de millones de años para experimentar, el haber conseguido crear finalmente un producto como el animal humano no es un resultado muy brillante). Insisto pues: cualquier intento de introducir a la divinidad desde la Ciencia está condenado al fracaso. Ahora bien, por la misma razón, cualquier intento de negar a la divinidad desde la Ciencia también es inútil. Ateísmo y teísmo remiten a un mismo tipo de racionalismo chato. Carecen de sensibilidad metafísica, la que hacía decir a Chuang-tzu que “al Tao no se lo puede expresar ni con palabras ni con silencio”.

Pienso, pues, que se avecinan unos tiempos en que la indispensable laicidad de la sociedad va a servir, entre otras cosas, como marco para una nueva creatividad numinosa que conduzca a una renovada vivencia de lo trascendente. Se descubrirá que el relativismo es resacralizador -despeja el inmenso hueco de la trascendencia-, y que no hace falta ninguna autoridad religiosa para preservar ese ámbito trascendente. Liberado el espacio de dogmas absolutos, queda franco el camino. Conduciendo las opciones hasta el límite, surge la paradoja de que Ciudad Secular y Ciudad Sagrada son el haz y el envés de una misma realidad. Quiere decirse que si la modernidad nos convirtió a todos en eunucos místicos, hoy, desde “la noche oscura” del relativismo postmoderno, podríamos estar recuperando la potencia perdida.

Peter Berger ha escrito que “si algo caracteriza a la modernidad, es la pérdida del sentido de la trascendencia”. Pues bien, aquí sostengo que la postmodernidad, precisamente desde la catarsis de su lúcido nihilismo, vuelve a abrirse a la trascendencia. Sostengo que, más allá de la pandemia de trivialidad que nos invade, el sentido de la trascendencia, lo mismo que el arte, no ha muerto, toda vez que se inscribe ya en nuestros genes. Sostengo que da un poco igual declararse ateo o creyente, que lo que cuenta es una buena paideia laica y, con ella, la recuperación de la potencia mística, el sentido de lo real. Consigamos que la sociedad genere ciudadanos responsables y solidarios, y ellos mismos descubrirán la trascendencia. O, mejor dicho, la trascendencia descenderá sobre ellos. De ahí que se me antojen inútiles las condenas al relativismo y a la religiosidad anárquica: precisamente la sociedad secularizada es la que mejor puede hacer brotar una trascendencia íntima, espontánea, experimental. Donde cada cual sea el dueño de su castillo y el autor de su propia música.

LUIS RACIONERO -selección de frases


LUIS RACIONERO


La vida es una danza sobre el fuego y el agua.

-0-

La libertad consiste en una mirada cambiada.

Y se cambia desde el interior.

-0-

---captar matices evanescentes en arte o naturaleza.

-0-

El símbolo es el diagrama de fuerzas de una situación vital, intensa, significativa, decisiva, arquetípica.

-0-

(Buscar) una vida en la imaginación creativa y en la transmutación simbólica del entorno por medio de la poesía. Es lo que hacemos, ilusos, quienes añoramos un mundo de esplendores y matices entre la poluta palidez espectral de la vulgaridad y el arribismo.

-0-

La vida, expresada como combinatoria de situaciones arquetípicas, descubre su entrelazado de armonías ocultas.

-0-

El cuerpo vive el presente, inmerso en sensaciones, pero la mente recuerda y espera, y ,además, puede seleccionar el objeto de su atención. En este uso discriminador de la mente consiste la buena vida.

-0-

La felicidad son momentos estelares, pero sobre todo una continuidad en el estado de armonía vigorosa mental.

-0-

La hegemonía del logos se está terminando.

-0-

Seamos de una vez personas sensatas, relajadas y bon vivants.

-0-

La sensación inequívoca del genio, realizar la sencillez en lo perfecto.

-0-

...secretos paraísos escondidos en las inexploradas circunvalaciones del cerebro.

-0-

El filósofo piensa en conceptos, el artista intuye en imágenes, el místico piensa en imágenes.

-0-

Valiéndome del ritual de las cosas pequeñas, trato que mi vida sea, toda ella, como una obra de arte, elegante, simple, sobria y refinada.

-0-

...El poder de la suavidad.

-0-

La plenitud, un ajuste por medio de la libertad al entorno en que discurre la vida. Esta armonía es el objetivo de la vida.

-0-

¡Lujo supremo el prescindir del lujo!

La austeridad es el lujo supremo.

-0-

Reglas de oro: Mesura, discriminación y armonía.

-0-

La Naturaleza ha metido el placer en el dolor y el dolor en el placer para que se cumplan los misterios del Uno.

-0-

Conocer es meter el mundo exterior dentro de la forma que sea.

-0-

Hay que afinarse hasta llegar a sentir las estrías de las huellas digitales de la persona amada. Conseguido eso, lo demás vendrá por añadidura.

-0-

Occidente vuela a la Luna, pero ha perdido la habilidad de sentirla.

-0-

...Los colores tibios de la noche

-0-

....los vientos de la emoción.

-0-

ironía es demostración a contrario, llevar una cosa a su extremo opuesto para que se convierta en su contrario, y ,de esta súbita fusión de opuestos, obtener una distanciación que nos hace sabios. El civilizado sabe que las cosas nacen con sus contrarios.

-0-

el medio erosiona al hombre hasta imprimirle ese tono habitual del alma que llamamos carácter.

-0-

una cultura es un estado de ánimo, un temple mental, el cual se perfila como un ritmo por la música, la danza y la poesía.

-0-

...el océano confuso de los tiempos

-0-

antes de que Buda y Jesucristo hablaran, cantaba el ruiseñor, y mucho después que las palabras de ellos se pierdan en el olvido, el ruiseñor cantará aún.

-0-

El amor, como lo bueno, lo verdadero y lo bello, es una invención, puro artificio humano para recrear el mundo a imagen y semejanza nuestra. Nada en la Naturaleza corresponde a estos conceptos: nada indica qué es lo bello, ningún suceso lleva el marchamo de lo bueno, y la verdad es una pretensión del intelecto

-0-

el menú no es la cena, el mapa no es el territorio,

y las palabras son casi nada.

-0-

tengo para mí que más importante que el descubrimiento por Colón del nuevo Mundo, fue el descubrimiento por San Francisco y Leonardo de la nueva manera de mirar a la Naturaleza.

-0-

el universo es un conjunto de posibilidades inagotables que corresponden al hombre dedicado al trabajo creativo

-0-

¿por qué la gente está tanto más alienada cuanto más consume, tiene menos personalidad cuanto mejor informada, produce arte más mediocre cuantas más exposiciones y museos ve, se complica más la vida cuanto más mecanizada la tiene ?

-0-

Mientras persista el gigantismo en la tecnología y la escala urbana sea inmanejable, será imposible un renacimiento; las gentes vagarán perdidas, como el procesado de Kafka, por inacabables avenidas, incomprensibles rascacielos, largos laberintos de archivos, seguidos de ventanillas interminables que conducen a burocracias sin fondo en ministerios de alucinación.

-0-

Es en Europa y hacia el Renacimiento donde nace el individuo

-0-

Don Quijote es el anarquista supremo que campa solitario cuando los caballeros forman ya en tercios, y quiere individualizar la mismísima realidad, deformándola a su manera.(...)Don Quijote es el gran individualista, el anarquista de la mente, quiere liberarse incluso de la realidad para hacer el mundo a imagen de sus deseos.

-0-

En el Mediterráneo, la mística católica fue pasión y delirio, deliquio y duermevela

-0-

Sabido es que el Imperio británico es el resultado de los esfuerzos de sus mejores espíritus por escapar del clima y de la cocina inglesas

-0-

...quedarse con las horas de exquisita totalidad

-0-

clásico es cualquier acervo cultural humano que haya perdurado en su impacto sobre la imaginación y las emociones de sucesivas generaciones

-0-

lo fundamental no puede expresarse en lenguaje lógico, porque trasciende los principios de identidad, transitividad, causalidad y deducción

-0-

los valores absolutos son sólo el sedimento de un conjunto de sucesos y no existen fuera de esos sucesos.

-0-

...tiempos añorados en que la belleza, el silencio y la intimidad eran criterios ordenadores de la vida y el espacio humano

-0-

Hay en medio del entusiasmo tecnológico(...) cierta desarmonía fundamental entre el nivel material de nuestro mundo y su desorientación moral

-0-

Es el hombre quien crea a Dios a su imagen y semejanza

-0-

Cultura consiste en todo aquello que es producido por, y es capaz de sostener, experiencia simbólica compartida

-0-

Muchas personas prefieren leer, cantar, respirar brisas perfumadas o crear, en vez de competir, conseguir más poder, mandar ,explotar o acumular

-0-

El proletariado actual son todos los oprimidos por la violencia psíquica del sistema. La nueva clase revolucionaria son los marginados.

-0-

los valores fundamentales de una civilización son supervivencia, autorrealización y trascendencia

-0-

No debería ser imposible establecer un sistema global de valores basados en el Tao-te- ching de Lao- Tse, el Damaphada de Buda, los Diálogos de Platón y los Evangelios de Jesucristo.

-0-

...hacer gentil la vida en el mundo

-0-

...el desarraigo ,que la gente exterioriza con una búsqueda de raíces en mitos televisivos ,que son el único paisaje urbano

-0-

los ideales mediterráneos han quedado como reserva cultural de Occidente, unidos a los de China y la India para edificar sobre ellos una nueva cultura

-0-

"¿Cómo entender el Mediterráneo sin sentir sus vientos, mirar su luz, escuchar su aliento?(...) La tierra, la luz, el suave oreo, la colina rotunda contra el ciprés austero ,la espira y la cúpula, el pájaro y su nido en el alero, el rumor del insecto, la calidez que bulle, pulula y se agita en la canícula del estío,, el canto de la tierra en los dorados crepúsculos de invierno, el silencio y la claridad misteriosa del cielo cuando el ala de la tiniebla cubre el firmamento. ¿Cómo se pueden reproducir si no se han vivido?(...)

(El Mediterráneo) es, sobre todo, la luz, el color, las texturas del cielo, las tierras en su encuentro con la orilla, los verdes de mayo hacia el mar, las ciudades y los pueblos. Huertos en bancales, casas encaladas, redes alargadas en la playa, gentes en las puertas de las casas tomando el fresco: colores ocre, azul y rosado que se dan aquí, en Torcello, en Menorca, en Paros.

Tela tersa y suave de paño negro cubrirá apenas, sin pegarse, la carne oscura de tez morena y sensual, entrevista en aquella ventana tras cortinas caladas contra la cegadora blancura de la fachada, a la hora de la siesta. El agreste olor de la jara, el espeso olor de la higuera, el olor jabonoso

de los pinos, la cal humedecida en portales frescos y sombreados, emanaciones inconfundibles del Mediterráneo.

Bahías que recogen el resplandor de los cielos, a la hora del ocaso, meciendo reflejos inciertos de inmóviles fuegos, mientras sobre el espejo ondulante las barcas tornan al puerto. Es la hora deliciosa en que el sol se ha puesto y aún no sopla el fresco de la noche. Las piedras, todavía calientes, parecen salidas del horno del cielo y su tibio efluvio hace el aire ingrávido y el tiempo lento. Parece que todo se ha parado, y en esta calma de luz, color, piedras y tiempo, da gusto pasear, lentamente, sorbiendo a cada paso la beatitud de estar vivo."

-0-

Vivimos una cultura que está de vuelta de todo, que ha perdido la armonía, que ya no está en el justo medio, sino en los gritos o los susurros.

-0-

El arte compone entidades artificiales previamente inexistentes: golems de palabras, laberintos de imágenes.

-0-

Para que se produzca una invención ,debe existir una acumulación de cultura previa que proporcione los elementos- materiales e ideas- necesarios para que se realice la síntesis (...) para ser genio, es preciso nacer en el momento oportuno, cuando la acumulación cultural ha alcanzado una masa crítica(...) el hecho de las invenciones simultáneas confirma esta dependencia de la acumulación cultural.

En el acto creativo, tanto la mente como los sentidos gozan al contemplar las nuevas relaciones establecidas: es el placer de la unificación, el gozo de fundir la diversidad en la unidad, de contemplar la analogía profunda y armónica de cosas superficialmente dispares

-0-

Visto que el mundo está conectado en su totalidad, al cortar el universo y elegir lo relevante y lo irrelevante a la observación, se está produciendo un acto de imaginación: el corte del mundo es un acto imaginativo, una creación artística basada en un imagen.

Cualquier teoría del mundo está siempre influida por las metáforas que se introducen en ella.

El paso de realidad a hipótesis en la ciencia es tan creativo y subjetivo como el paso de experiencias seleccionadas a formas en el arte.

-0-

Una rigurosa lucidez que pretenda precisar todos los detalles puede impedir la comprensión de temas complejos.

La inteligencia es una dirección, la sensibilidad un estado. La inteligencia es como un puente o un camino que lleva linealmente de una idea a otra: la sensibilidad es un mar de interconexiones vagarosas, escasamente definidas. El acto creativo es un acto de sensibilidad más que de inteligencia. (...)La creatividad se basa en el abandono al duermevela errante de la sensibilidad.

-0-

Las palabras no suenan bien- por más visión interior que las soporte- si no están elegidas con esmero.

Reticencia, no explicar, sugerir siempre, sugerir y detenerse a tiempo. La regla de oro del artista: exquisito tacto de omisión, la mitad es normalmente más expresiva que el todo.

Cada palabra expresa una idea, cada frase un pensamiento, cada párrafo un argumento. Soy de los que no creen en los sinónimos. Cada idea tiene una palabra y ,sobre todo, viceversa.

-0-

La prosa tiene dos secretos: transición y reverberación.

Usar menos nombres, verbos y adjetivos de significado casi inasible, pero más frases construidas diversamente, cortadas con ingenio, llenas de sonoridades y ritmo sabio. Esforzarse en ser excelentes estilistas antes que coleccionistas de términos raros.

En estos melancólicos crepúsculos otoñales, ¿qué mayor placer que la lectura de frases bien hechas, junto al fuego, oyendo buena música?

Eufonía en las palabras, musicalidad en la frase, armonía en el párrafo. Para escribir hay que tener oído.

Qué hermoso atesorar un harén de palabras favoritas! A veces me duermo pensando en una de ellas, oyéndola, explorando sus aureolas.

Arte es un objeto material o mental compuesto por un ser humano que cambia el estado de ánimo a un grupo de seres humanos.

La riqueza de la poesía se debe precisamente al desorden que el poeta aporta al sistema de probabilidades que es la lengua.

La metáfora es el umbral de la imaginación, el germen de la evocación, el soñador que persigue su sueño.

El artista supremo es aquel capaz de inventar mitos o símbolos nuevos, don Quijote, Otelo, don Juan, Fausto, Parsifal; en menor escala, Sherlock Holmes, Poirot, Robinson, y en el nivel más bajo, deleznable, Superman, Rambo, Batman.

Si el autor transfomar al lector en un inspirado, sólo el lector puede convertir al autor en un genio. Miles de lectores, durante siglos..

Quien sabe hacer una cosa , la hace, y quien no, la enseña.

Hay dos maneras distintas de escapar a la realidad: una es la locura, otra la imaginación. La locura destruye la realidad, la imaginación reordena sus ruinas de modo coherente, para construir una nueva realidad hecha de ideas materializables.

Artista es todo aquel que habla mediante imágenes primordiales.

Para conservar el sentido común leo a menudo a los autores anteriores a 1920, fecha en que empezó aproximadamente la flojera crítica que precedió a la presente diarrea editorial.

La sugerencia, la reticencia, la suavidad armoniosa, el exquisito tacto de omisión es lo que disfruto en poesía.

En este país lo oriental irrita. No es sólo que se desprecia -pues no hay cursos de filosofía hindú o china en las facultades-, es que positivamente irrita. Sobre el pensamiento chino o hindú, siempre comentarios burlones o respetuosos, pero jamás interés ni esfuerzo para estudiarlo.

La herramienta del escritor no es la pluma, es la casa.

El mérito estriba en construir, no quimeras de palabras, sino universos vivientes, viables, imaginarios, pero tan reales que adquieran existencia propia.

Para que exista novela, la estructura del relato debe ser tal que el carácter de los personajes influya en las situaciones y ,a la vez, las situaciones vayan cambiando el carácter de los personajes.

La felicidad son momentos estelares, pero sobre todo una continuidad en el estado de armonía vigorosa mental.

Se ha pasado de una cultura oral a una literal y de ésta a la actual cultura icónica.

...Una embriaguez de cosas que se hacen por el simple motivo de que es tecnológicamente posible llevarlas a cabo.

El programa de la Ilustración- que era fundamentar los valores en la razón- ha naufragado en las dudas del siglo XIX y las catastróficas certezas del XX. Parece que la Humanidad no está preparada para internalizar el imperativo categórico de la razón, que para cumplir un código ético necesita aún la sanción de una instancia superior de orden metafísico, que un consenso razonable aún no basta para contener los bajos instintos de este experimento en curso -unir razón y emoción- que es el ser humano.

Parece que un siglo no basta para inculcar en el cerebro humano el programa ilustrado de fundamentar los valores en la razón.

Hay una serie de normas de oro: "Conócete a ti mismo" y "Nada en exceso", que estaban esculpidas en el frontispicio del templo de Delfos; "El hombre es la medida de todas las cosas", según Protágoras; "El hombre es un fin en sí mismo", según Kant; "Ama a tu prójimo", en Jesucristo; "No hagas lo que no desees recibir", en la Biblia; "Unidad en la diversidad", en Heráclito; "unión por amor", en el simposio del MIT; "El aumento de la complejidad es deseable" en Teilhard y la ecología; "Lo bueno, lo verdadero y lo bello", en los románticos.

Perseguir estas diez propuestas podría equipararse a cumplir los diez mandamientos de la sociedad laica.

¿La fibra de vidrio nos hace sabios o nos adormece en un gas de informaciones difusas? Las tecnologías no son todas neutras.

La mentalidad tecnológica suele creer que lo que es tecnológicamente factible se ha de probar.

La realidad es el flujo inasible, y la materia, una etérea ondulación de algo que no tiene sustancia sólida.

La realidad está estructurada en una jerarquía de niveles que puede asimilarse a los seis siguientes: físico, biológico, mental, sutil, causal y último.

Cuando se quiere describir con la razón, es decir, por el lenguaje, los niveles suprarracionales, se enuncian paradojas.

La religión nunca persigue tan sañudamente a los que la ignoran como a quienes, aceptándola, proponen una versión alternativa.

El arte y la religión son los dos medios que tiene la cultura para poner el nivel ético en armonía con el altísimo nivel de una tecnología que cambia aceleradamente.

Nunca sabremos hasta dónde puede llegar la estupidez de los intelectuales públicos en su afán por no parecer de derechas.

No hay creatividad: hay representación de lo creado.

El cine está ya en fase manierista- es decir, perfección técnica sin energía vital, maestros pero no genios-

Mi estilo de vida ideal consiste en vivir en mi casa de campo viajando alrededor de mi salón. La invitación al viaje de Baudelaire es mi programa vital: orden, belleza, lujo, calma y voluptuosidad.

Acton definía la libertad como la seguridad de que cada individuo será protegido para hacer lo que cree que es su deber contra la influencia de la autoridad y la mayoría, la costumbre y la opinión.

El televisor y la gasolinera no son necesariamente el mejor ideal de vida que puede existir en este mundo.

La gente está todavía psicológicamente más cerca del Romanticismo que de la Ilustración.

El concepto de progreso lineal ilimitado está en el trasfondo del pensamiento judeocristiano, que no en culturas como la hindú o la china con sus recurrencias cíclicas y eternos retornos.

La ética no progresa, tenemos aún los mandamientos de una tribu semita de hace tres mil años.

Para entender a Marx psicológicamente hay que usar el siguiente diccionario:

Jehová: Materialismo dialéctico

Mesías: Marx

Los Elegidos: El Proletariado

La Iglesia: El Partido Comunista

La Segunda Venida: La Revolución

Infierno: Castigo de los Capitalistas

Cielo: Estado Comunista.

Vamos hacia un tipo de civilización en la cual ser civilizado ya no consiste en habitar la ciudad, sino que se tienen los estilos de vida urbano aunque se viva en cualquier lugar del territorio.

El siglo XX se caracterizó en la política por el fin de los imperios, la aparición de las guerras mundiales y el auge y fracaso del comunismo. En los aspectos económicos y sociales, por la aparición del consumo de masas, la importancia de la imagen y las modas, el incremento del tiempo libre merced a la automatización, la creciente abstracción en el arte y la ciencia, y la tendencia cultural y filosófica hacia el sincretismo y la posmodernidad. En economía ha sido el siglo del Estado del Bienestar, del desarrollo económico y su reverso, el Tercer Mundo; de la aparición de mercados comunes y empresas transnacionales, y de la emergencia de la economía postindustrial.

Es el momento propicio para una fertilización mutua: Occidente renunciando al afán misionero y las agresiones colonialistas, Oriente aceptando la tecnología que puede mejorar sus condiciones materiales y un individualismo activo que redima el fatalismo teocrático. Nada más deseable para el futuro del mundo que el activismo occidental se modere con la serenidad asiática, y que el misticismo conformista de Asia se movilice con el pragmatismo nuestro.

Oriente es una cultura concéntrica, y Occidente, excéntrica (...) tiempo cíclico en Oriente y tiempo lineal en Occidente.

El nuevo paradigma se perfila como estructuralista, holístico, orgánico, mórfico, en vez de mecánico.(...) Interconexión y globalidad en lugar de análisis y separación. Corolario económico: simbiosis en lugar de competencia.

En su fisonomía actual, el imperio está en los monopolios de know-how, en los sistemas de transferencia tecnológica.

Una tecnología es un modo por el cual la gente percibe la realidad.

No es que la TV sea distracción, es que ha hecho de la distracción la forma de representar la experiencia: cualquier tema es presentado como distracción.

Tecnópolis empieza ahora (...) es una tecnocracia totalitaria donde se idoliza la tecnología de modo que se eliminan alternativas, se tornan irrelevantes,y la cultura se supedita a la tecnología.

Provinciano es el que siendo de Madrid quiere parecer neoyorquino. Decía Oscar Wilde que nadie puede interesar a los demás si no es genuino.

Las civilizaciones son grupos de naciones con una noción de identidad común, como, por ejemplo, la occidental, la confuciana, la japonesa, la islámica, la hindú, la eslava-ortodoxa,la iberoamericana y la africana. Los conflictos más importantes del futuro ocurrirán a lo largo de las líneas de fractura que separan estas civilizaciones.


LA EDICION DE LOS SUTRAS


Tetsugen, un seguidor del Zen en Japón, decidió publicar los sutras, que en aquel tiempo estaban disponibles únicamente en chino. Los libros debían ser editados en una edición de siete mil copias, una empresa realmente enorme.

Tetsugen se puso en camino para reunir los fondos necesarios. Algunos simpatizantes le dieron un centenar de monedas de oro, pero por lo general sólo logró obtener pequeñas sumas. Él dio las gracias a todos los benefactores con igual gratitud. Tras diez años de ímprobos esfuerzos, Tetsugen tuvo bastante dinero para comenzar la empresa.

Y, justo entonces, el río Uji se desbordó, causando la crecida una importante carestía. A pesar de la importancia que para él tenía su tarea, Tetsugen tomó los fondos que había recogido para los libros y los empleó para salvar a los lugareños del hambre. Después recomenzó su colecta.

Varios años más tarde, cuando había logrado reunir una suma considerable, el país fue golpeado por una epidemia. Se necesitaban con urgencia fármacos, alimentos... De nuevo Tetsugen no dudó en entregar a quien lo necesitaba el dinero que había recogido. Evitó muchos sufrimientos.

Cuando la epidemia remitió, se puso al trabajo por tercera vez, sin desfallecer. Tras veinte años, ya anciano, pudo ver cumplido finalmente su deseo.

Los maestros Zen dicen a sus discípulos que Tetsugen ha hecho tres ediciones de los sutras; y que las dos primeras, invisibles, son incluso superiores a la última.